jueves, 2 de junio de 2016

Historia reciente de nuestra Parroquia de Santa Escolástica - Iglesia de Santo Domingo de Granada.




El día 2 de Enero de 1951 asumimos la dirección de la Parroquia los Padres Dominicos, que retornamos a Granada tras la exclaustración de Mendizábal del 25 de Julio de 1835, y que el Arzobispado, para mantener el templo de Santo Domingo lo hizo Parroquia con clero diocesano, su último párroco fue D. José María Martín, posteriormente Canónigo de la Santa Iglesia Catedral, y su Vicario Parroquial fue D. José Alonso, muy querido y recordado por toda la feligresía, que a su muerte quiso ser enterrado como Donado Dominico vistiendo el hábito de la Orden y en la Capilla de la Virgen de la Esperanza de nuestro templo de Santo Domingo.


Los párrocos dominicos desde esa fecha han sido:


Fr. Manuel Crespo 1951 - 1969
Fr. Herminio de Paz 1969 - 1978
Fr. Norberto Samblas 1978 - 1979
Fr. José Ramón Fidalgo 1979 - 1989
Fr. Pedro Riesco 1989 - 1997
Fr. Álvaro Rodado 1997 - 2016
Fr. Francisco García 2016....


En este periodo, en cuanto al trabajo pastoral hay dos personas que tienen una gran importancia en la vida parroquial, el P. Anastasio Carmona que fue vicario parroquial durante 40 años, de 1951 al 1991. Y el P. Gonzalo Pérez Lobato, que aunque no ocupó cargos en la Parroquia, trabajó como un párroco, visitó y asistió a cantidad de enfermos llevando asiduamente la Santa Comunión, el Sacramento de la Confesión y el de la Unción de los enfermos. Asistiendo a los necesitados desde CARITAS y llevando la comida sobrante del Colegio Mayor a familias necesitadas, repartiendo cada domingo por la mañana pesadas bolsas de bocadillos a pisos hacinados de emigrantes en nuestro barrio del Realejo, atendiendo espiritualmente y con sus sabios y bondadosos consejos a la Archicofradía del Rosario, a la Hermandad de la Humildad, haciendo pacientemente todo el Camino Neocatecumenal y asistiendo a este movimiento de la Iglesia en sus Misas, confesiones, convivencias y celebraciones de la Palabra.

Para aquellos que hemos tenido la suerte de conocerle el P. Gonzalo ha sido un chispazo, una luz que ha prendido en nuestros corazones y nos ha irradiado de su paz, de su gran amor, de esa bondad que contagiaba. No ha sido, es y será por siempre un ejemplo a seguir y una manera de vivir el Evangelio encarnado en la realidad de nuestro tiempo, de nuestro barrio, de nuestra gente.

Con el P. Álvaro, tomó posesión el mismo día en el Obispado Fr. José Domingo como Vicario Parroquial, luego yo vine a Granada para trabajar como Vicario Parroquial por seis años, de aquí marché a Málaga como Párroco de Santo Domingo de esa ciudad, a mi marcha ocupó el puesto Fr. Antonio Praena Segura que ha desempeñado su labor como Vicario Parroquial hasta la fecha.



Otros más han trabajado anteriormente en la Parroquia, y desde la llegada de los Dominicos nunca faltó un Hermano Cooperador como Sacristán, atendiendo las necesidades de los feligreses y siendo ayuda y parte de tantos equipos pastorales, el último en ejercer ese cargo fue Fr. Villarreal, que de aquí marchó a Almería como Sacristán de la Patrona, la Virgen del Mar y a su fallecimiento fue enterrado en nuestro panteón del Cementerio de San José de Granada.

Son y han sido años de presencia, de trabajo muchas veces silencioso, de Evangelio, que ahora, en este año, con motivo de los 800 años de la fundación de nuestra Orden por Santo Domingo de Guzmán se revisten de traje de fiesta para agradecer a Dios nuestro Padre la vida y el ejemplo de tanta gente buena que han vivido en Granada, como la Madre Teresa Titos, que tanto luchó para que los Dominicos regresáramos al Realejo, que fundó una Congregación para llevar este espíritu por el mundo, que se acercó a los más pequeños para enseñarles a hablar con Dios y a superarse en la vida.


Tiempo de agradecer, pero tiempo también de lucha contra la injusticia, la miseria y cualquier tipo de opresión que se vive en estos días, está en nuestros genes, lo hemos visto en Vitoria, en Las Casas, en Montesinos y en tantos otros. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada