miércoles, 7 de septiembre de 2011

MEMORIA DE LA FAMILIA


En esta foto aparecen de derecha a izquierda: mi tía Jovita, mi abuela Victoria, mi abuelo Paco y mi tío Julián (hermano de mi madre), todos ellos ya fallecieron.


Este verano mi madre me escribió esta oración a la Virgen del Rosario que mi abuela Victoria recitaba todos los días antes de rezar el Santo Rosario. Es una variante de una oración al Santo Sudario.

Oración a la Virgen del Rosario:

En el monte murió Cristo
Dios y Hombre verdadero,
No murió por sus pecados,
murió por pecados nuestros.

En la Cruz esta clavado,
con crueles clavos de hierro.
Dulcísimo Padre mío,
humilde y manso cordero,
yo soy aquel pecador
que tan ofendido os tengo.

La tierra que yo piso,
Padre mío, no merezco,
Si algún día le visito
al Divino Sacramento,
en la Ostia consagrada
donde se celebra el cuerpo.
A la Virgen del Rosario
este rosario le ofrezco
rogándote Madre mía
con gran encarecimiento
que si vos se lo rogáis
yo seguro tengo el cielo.

Nada tengo que daros
Padre mío, todo es vuestro.
El alma tengo prestada,
desde ahora te la ofrezco,
para que descanse y goce
en vuestro Divino Reino.
Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada