sábado, 19 de septiembre de 2015

SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS, RUEGA POR NOSOTROS, PECADORES, AHORA Y EN LA HORA DE NUESTRA MUERTE, AMÉN.





Como cristianos, con nuestra vida y nuestras obras, a ejemplo de María nuestra Madre, proclamamos las grandezas de Dios Padre todopoderoso. Él quiso que todas las generaciones -también la nuestra- felicitáramos a María, la Madre de su Hijo, y suplicáramos con un corazón confiado en Dios y en su amor misericordioso.
Por supuesto que podemos pedir lo que queramos a Dios nuestro Padre directamente sin acudir a nadie, pero sabemos que acudiendo a nuestra Madre, ella que nos ama, intercede por nosotros, así nuestra humilde súplica adquiere más fuerza y nosotros quedamos mucho más tranquilos y confiados teniendo a tan poderosa intercesora.
Por eso, Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada