martes, 21 de enero de 2014

HOY CELEBRAMOS LA FIESTA DE SANTA INES, NIÑA DE 12 AÑOS MARTIRIZADA EN ROMA POR SU AMOR A JESUCRISTO.


Según   parece, Inés era una bella joven proveniente de una noble familia romana. Tuvo varios pretendientes, a los que rechazó por declararse fiel amante de Cristo. Entre ellos se contaba el hijo del prefecto de Roma, quien la denunció a su padre por ser cristiana. En aquellos tiempos, los cristianos se encontraban bajo la persecución de Diocleciano y se les condenaba con la muerte si se negaban a sacrificar a los dioses romanos.
Fue juzgada y sentenciada a vivir en un prostíbulo, donde, milagrosamente permaneció virgen. Según las Actas de su martirio, aunque fue expuesta desnuda, los cabellos le crecían de manera que tapaban su cuerpo.. Más tarde fue condenada a muerte, y, cuando iba a ser decapitada, el verdugo intentó que abjurase, a lo que ella respondió:
Injuria sería para mi Esposo que yo pretendiera agradar a otro. Me entregaré sólo a Aquél que primero me eligió. ¿Qué esperas, verdugo? Perezca este cuerpo que puede ser amado por ojos que detesto.
Desgraciadamente muchas niñas de su misma edad hoy en día son violadas, lapidadas, masacradas, esclavizadas y sufren tortura e injurias por ser pobres, por su cultura, por su religión.

Que la intercesión de la niña Santa Inés haga posible que nuestra sociedad luche con mayor esmero ante las injusticias que en tantos países sufren los niños y los adolescentes, y encontremos caminos de paz, respeto, justicia y libertad para todos.


Bendita Inés, que cuando te condenaron a muerte, encadenada te querían llevar al suplicio, pero los grilletes de las cadenas no estaban preparados para cuerpo tan joven y frágil y se salían de tu cuerpecito. Ayuda a que los grilletes de las injusticias se rompan y den paso a la libertad verdadera que nos trae siempre el Evangelio de Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada