lunes, 27 de octubre de 2014

OCTUBRE: UN MES DE MEDIACIÓN:







Nos hemos gozado durante este mes de Octubre, como cada año, dedicado a nuestra Madre del Rosario y hemos experimentado en nuestras vidas la poderosa mediación de la Madre de Dios en nosotros. Nuestros cultos, nuestras oraciones, nuestras procesiones por las calles de pueblos y ciudades no ha quedado en nada, nos ha llenado, nos ha confortado, nos hemos dejado emocionar por Ella, por nuestra Madre, por nuestra intercesora.
Ser Mediadora es interceder para unir. Con Ella hacemos Iglesia, hacemos Comunidad y hacemos familia.
Los que somos Católicos sabemos muy bien que aún siendo Cristo MEDIADOR suficiente, la mediación de María, sin embargo, es querida por Dios  y además ES UNA MEDIACIÓN QUE PARTICIPA DE LA DE SU HIJO y es subordinada a Él.
¿Cómo no ha de ser María colaboradora de Dios si Cristo, sin necesidad alguna ha querido tener colaboradores humanos? El Evangelio es anunciado por hombres y nosotros a través del Santo Rosario nos servimos de María, de su vida, de su trayectoria para anunciar a otros hombres el Evangelio de Jesús resumido en cada uno de los Misterios del Santo Rosario y de las mismas jaculatorias que repetimos y reafirmamos con el rezo evangélico del Padre Nuestro y del Ave María.
Al concluir el mes del Rosario, ya quedan pocos días no olvidemos poner más fuerza en esta peculiar devoción, muy útil en el mes de Noviembre para pedir por nuestros familiares difuntos y en cada mes por lo acontecido en cada uno de los días que forman nuestra pobre historia, tan necesitada de Dios, tan necesitada de Mediación, tan necesitada de María.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada