lunes, 4 de abril de 2016

LA ANUNCIACIÓN DEL SEÑOR



Fiesta trasladada del día 25 de Marzo, Viernes Santo.

Es una gran fiesta, muy querida en toda la cristiandad, cientos de pintores, como Fra Angélico nos han dejado muestra no solamente de su arte y sí más de la devoción, fervor del pueblo y veneración tanto a este DON-MISTERIO de la VISITACIÓN DEL ÁNGEL GABRIAL A LA VIRGEN MARÍA como a la ENCARNACIÓN DEL HIJO DE DIOS.

No es para menos, este MISTERIO sitúa a Dios en nuestra propia humanidad, Dios se abaja a nuestra pobre altura para de esta manera elevar al HOMBRE a la altura de DIOS, sí, tan pobres, tan indefensos, tantas veces tan insensatos pero Dios se fija en nosotros, en nuestra pequeñez, en nuestra miseria. Él ve nuestros pecados, nuestras esclavitudes, nuestras miserias, pero también ve lo que el HOMBRE cuando se lo propone es capaz de hacer, lo que podemos hacer de bueno, de heroico, de valiente, de bondadoso, ve el interior de cada uno como vio el interior de la joven María, su escogida para recibir en sus entrañas al SALVADOR DEL MUNDO.


En la página de la Orden de Predicadores publican una antigua antífona mariana titulada “ALMA REDENPTORIS MATER” muy propia para que la recitemos todos hoy o en cualquier momento.

Madre del Redentor, virgen fecunda, 
puerta del cielo siempre abierta,
estrella del mar,
ven a librar al pueblo que tropieza y quiere levantarse.


Ante la admiración de cielo y tierra,
engendraste a tu santo Creador,
y permaneces siempre virgen.
Recibe el saludo del ángel Gabriel,
y ten piedad de nosotros, pecadores.»

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada