sábado, 2 de junio de 2012

¿Por quien doblan las campanas?

PRECIOSAS CAMPANAS DE ORMAS, JUTO CON LAS DE SOTO, DE LAS MEJORES DEL VALLE



Hoy llega a mis manos una invitación para la inauguración del Restaurante “Las Cigüeñas de Ormas”, que formaráparte de lo que será una Casa Rural con el nombre de Posada de Ormas”,

A parte de lo bien que este acontecimiento en la paz y tranquilidad de mi pueblo esto pueda suponer, no deja de ser algo muy bueno para mi pueblo, por lo cual me alegro, pero el hecho que me trae a mio memoria es el lugar donde está enclavado, en la casa de Isaac y Mariuca.

Es mirar al pasado, a los recuerdos de la niñez, a la memoria donde se guardan los antiguos recuerdos enmarcados en cuadros de gran valor, porque estos hermanos encarnaban la bondad en todas las mejores expresiones a lo largo de su vida.

Pocos hombres podías encontrarte con un corazón tan bueno como Isaac, pocas mujeres como Mariuca, no eran de la familia, pero en todo, en los gestos, en las acciones, en las palabras, en el cotidiano vivir, en todo como de la familia, sobre todo en el cariño, en la hospitalidad.

El mejor recuerdo un momento difícil, mi madre sacaba de nuestra casa las vacas, coincidió que el vecino hacía lo mismo en el mismo instante, y pasó lo inevitable, las vacas pelearon, y mi madre al querer separarlas quedó aplastada entre una vaca y una pared de piedra de una finca frente a mi casa por lo que el accidente hizo que tuviera que guardar cama.

Mis hermanos pequeños se quedaron en casa de mi tia Jovita, mi hermano mayor y yo fuimos recogidos en casa de Mariuca donde no nos faltó el cariño y las atenciones de aquella santa mujer que se desvivía por atendernos al mismo tiempo que tranquilizarnos en lo que mi madre se recuperaba.

Son tantos recuerdos, de ellos de aquellas gentes que con el tiempo han ido partiendo del pueblo y forman parte del recuerdo.

Por esto, por ellos, por su recuerdo me agrada y me alegra que esa casa grande y bonita sobreviva y no termine como otras en ruinas. Es un gran dolor ver casas que desaparecen, y una gran alegría ver que otras se recuperan y se arreglan y lucen mejor que en los tiempos de la niñez, pues así, aunque los pueblos van muy a menos, se mantiene el espíritu de lo que fueron, de las gentes que en ellos vivieron, de aquellos que reposan en el humilde cementerio junto a la Parroquia de San Andrés de Ormas,  donde reposan los restos mortales de Mariuca, o como en el caso de Isaac, al morir Mariuca se marchó a otro pueblo donde murió. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada