martes, 18 de febrero de 2014

SAL DE TU TIERRA...



Leí hace un rato en FACE en una pizarra que estaba escrito:

VIVIMOS EN UN PAÍS RARO

La clase obrera no tiene obras.

La clase media no tiene medios.

La clase alta no tiene clase.

Se ve en nuestra pobre sociedad a la clase “dominante” bien sean algunos banqueros, políticos, legisladores…. afanados en tener más, trepar más alto, conseguir más poder. Y yo me pregunto ¿acaso el hombre no se da cuenta de la caducidad de la vida? Que sabio es el Señor cuando nos invita a confiar más en Él y menos en lo material. Al final dejaremos todo y seremos tierra. Tendremos que acoger las palabras de Dios a Abrahán como palabras de Dios a nosotros: “Sal de tu tierra”. Sí, en el  último día, con el último suspiro Dios nos llamará a salir de nuestra “tierra”, este cuerpo que será ceniza con todo lo demás se quedará aquí. El ALMA saldrá.

Por eso al contemplar la calavera recuerda eso: “COMO TE VES ME VI, COMO ME VES TE VERÁS” 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada