viernes, 7 de febrero de 2014

TRISTEZA:




Ciertamente, la Iglesia ha reconocido en los últimos años los abusos contra niños por parte de religiosos y sacerdotes, fruto de este reconocimiento desde el Papa Juan Pablo II se ha visto la eficacia de estos esfuerzos en la merma de abusos en instituciones religiosas. Lo triste, lo que sí me produce tristeza es que por unos casos contrarios al buen actuar de la Iglesia la ONU, que nunca ha hecho nada positivo por los niños, ataque ahora a la Iglesia con esa dureza.
Que pasa con los niños abandonados en el mundo, con los niños militares, con los niños esclavizados, con los niños explotados con trabajos en minas, con tantos niños que la Iglesia ha sacado de esa cruda realidad, y que tanto la ONU como la mayor parte de los gobiernos de nuestro mundo civilizado dan vuelta sus caras para no toparse con la cruda realidad. Que sería hoy en día, ya no en cientos de años anteriores de no ser por la Iglesia, y ahora en tiempos modernos por cantidad de ONGs que luchan con el mismo entusiasmo por esos niños, y que en tantas ocasiones se ven, como la Iglesia, desbordados ante la miserable actuación de los gobiernos y de la misma ONU -que nunca sirvió para nada, que cuatro poderosos gobiernos tienen el poder del veto, y hacen lo que quieren, se callan ante las guerras, que siembran la miseria al mundo y por miedo a estos gobiernos no ven los miles de niños víctimas de las injusticias y víctimas de la cobardía de lo que no es la ONU.
Si en la ONU se actuara como tiene que ser tendría un ejército capaz de aplacar cualquier guerra injusta, se podría castigar a cualquier país, sea el que sea por sus injusticias, a cualquier religión por sus maldades, a cualquier persona en el mundo, con un tribunal que tendría que estar por encima de cualquier otro en el mundo, pero esa ONU no existe porque a cuatro poderosos gobiernos no les interesa y está en manos de cuatro títeres que manipulan y dejan impunemente que hagan lo que les plazca. ¿Que pasó con las armas químicas que nunca existieron en la guerra de EE.UU contra IRAQ?, ¿que beneficios trajo esa Guerra?, ¿cesó la violencia y las injusticias en ese pueblo con el derrocamiento de su presidente?. O que está pasando en nuestro mundo capitalista con las potencias farmacéuticas, que impiden en muchas ocasiones la solución y curas de distintas enfermedades sólo y únicamente porque si estas terminaran se les acaba el negocio, que hace la ONU ante tales injusticias. Ciertamente ONU sí, pero sin potencias con derecho a veto y con autoridad por encima de todo gobierno y todo tribunal, así es una porquería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada