domingo, 22 de febrero de 2015

CULTOS DE LA HERMANDAD DE LA CENA EN GRANADA:




Ya primer domingo de Cuaresma... y ¿eso significa, que?

La Santa Cena Sacramental comienza esta semana el montaje de su altar de cultos. Para más de uno todo quedará en si tiene más o menos velas, si está más o menos acertado en la distribución del conjunto Apostólico o la posición de los Sagrados titulares, si las flores son de mejor o peor calidad que en años anteriores..., es decir, que para estos la CUARESMA no habrá de ser para nada significativa y no causará conversión alguna en tales cofrades... todo seguirá como siempre, igual o quizás peor que el año pasado.

La importancia no ha de estar en el ALTAR DE CULTOS, -QUE NADIE DICE NO SEA EN SÍ IMPORTANTE-,  la importancia hay que descubrirla en los cultos, en el mensaje que el Señor nos da a través de su Divina Palabra. Señoras y Señores, que no es una hermandad de las de antaño de alfareros, carpinteros, albañiles, es una HERMANDAD CATÓLICA y además de la Santa Cena, y la cita que tenemos el jueves, viernes, sábado y domingo en Santo Domingo no es para otra cosa que celebrar este Memorial Sacramento, es Él, el Señor, el que nos convoca en su santa casa, el que nos invita a participar, no a cumplir con una obligación más de las muchas que tienen los cofrades, a participar de la Eucaristía, a confesarnos bien para darle al Señor todo nuestro corazón y nuestra fuerza, a vivir el momento como si fuesen los primeros cultos de mi vida o los últimos... que todo puede ser, no nos gobernamos nosotros, en definitiva estamos en las manos del Señor.

Quiera Dios que este año superemos al pasado año en participación y en interés. en docilidad de corazón necesaria del ser Cofrade, en empeño de buscar a este Cristo que es trigo molido, triturado, amasado, PAN DE VIDA, trocito de cielo adelantado para vivir el presente con miras de futuro de ETERNIDAD. Y todo esto de la mano de María de la Victoria, que nos anima a no rendirnos nunca, a luchar contra las fuerzas del mal que asedian nuestra vida, nuestra sociedad, nuestra Hermandad y nuestra Iglesia. A vivir ya vencedores, triunfantes, alegres, pues en tal compañía ¿Qué podemos temer?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada