sábado, 26 de diciembre de 2015

Otra manera de ver la Navidad, de ver el Misterio gozoso siempre del Dios encarnado y solidario.










CONCIENCIARSE Y CONCIENCIAR
El P. Antonio Praena, que además de fraile es poeta ha querido este año sorprendernos en el “Misterio” del Belén que colocamos en nuestra sala de Comunidad con este recuerdo del niño de Siria que apareció muerto en una playa solitaria.

No puede haber Navidad o una auténtica Navidad si no estamos solidarizados con el sufrimiento humano. Jesús ha nacido en el pesebre, en la absoluta pobreza, ha llegado hasta el escalón más bajo de la sociedad humana precisamente para levantar las conciencias humanas, para despertar los corazones dormidos, para mostrar que en el pobre, en el mal visto, en el despreciado por muchos, en el que tiene que emigrar, está la FUERZA DE DIOS que en ellos se manifiesta.

Por eso aunque a primera vista parece simple, escaso, pobre, el Belén de este año nos dice mucho, nos enseña mucho, nos hace ser más solidarios y nos ayuda a dejar por una vez de mirarnos al ombligo como si nosotros fuéramos el centro del mundo, el centro de la historia sin darnos cuenta que el centro está en lo que nuestra sociedad rica y harta desprecia y abandona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada