miércoles, 11 de diciembre de 2013

LUZ Y OSCURIDAD






Algunos andan preocupados en la vida pensando que es lo que Dios quiere de ellos; pero Dios no quiere algo de ti. Dios, simplemente te quiere a ti, y te quiere tal como eres, con tus virtudes y con tus defectos, ¡hay los defectos!, pues sí, por más que luchamos en el día a día ahí están con nosotros. Claro que tenemos que salir de ellos, claro que tenemos que convertirnos cada día, pero no estemos todo el día viendo lo poquito o mucho negativo del hombre o de uno mismo y fijémonos más en lo bueno, lo positivo, lo que es puro, regalo de Dios y que está en nosotros, en cada uno de nosotros, en el corazón de todo ser humano.

Este tiempo de Adviento es bueno para dejar atrás esas oscuridades de nuestro ser y caminar a la luz que nos viene de lo alto, que viene hacia nosotros, para iluminarnos, para que seamos antorchas, para que irradiemos la claridad divina en las oscuras mazmorras de la miseria humana donde el pecado actúa y donde la gracia, la tuya y la mía que nos da Él -no para nosotros- sino para ellos: "VOSOTROS SOIS LUZ DEL MUNDO"

Esta Gracia, esta luz nuestra está destinada por Cristo  para los que están en las tinieblas, para que puedan ver la claridad de la GRACIA DE DIOS REGALADA, DONADA A NUESTRO MUNDO, A LOS HOMBRES Y MUJERES DE BUENA VOLUNTAD. Como nuestro Padre Santo Domingo de Guzmán oremos siempre por los pobres pecadores, pero que no nos quedemos en simplemente orar por ellos, ellos esperan algo más que una oración, esperan nuestra acción.

Fr. Francisco García, O.P.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada