miércoles, 22 de abril de 2015

Dios juzgará con justicia.





“Teman en Sión los pecadores,
y un temblor agarre a los perversos:
¿Quién de nosotros habitará un fuego devorador,
quién de nosotros habitará una hoguera perpetua?

El que procede con justicia y habla con rectitud,
y rehúsa el lucro de la opresión,
el que sacude la mano rechazando el soborno
y tapa su oído a propuestas sanguinarias,
el que cierra los ojos para no ver la maldad:
Ese habitará en lo alto,
tendrá su alcázar en un picacho rocoso,
Con abasto de pan y provisión de agua”.

De laudes de esta mañana. Si meditáramos con profundidad los Salmos y toda la Palabra de Dios, el mundo alcanzaría una sabiduría tal que la vida podría ser muy distinta a como por desgracia es para muchas personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada