domingo, 6 de enero de 2013

En el final de unas fiestas agridulces

Escudo de la Orden en la puerta de mi habitación de la casa de Ormas, esta puerta y escudo es obra de mi hermano Andrés.


Feliz día de Reyes, feliz año nuevo.
Pero ya se termina este tiempo de Navidad, y casi casi entramos en la Cuaresma, que llegará pronto.
¿Qué ha cambiado?.
No, no es una rutina, cada año, cada tiempo litúrgico, cada fiesta nos trae siempre una novedad, siempre la vida te trae cosas nuevas, aunque esté encerrado en odres viejos.
Descubre lo nuevo de cada momento para que vivas la vida cada instante.

Me quedo con el dolor del triste suceso de la cabalgata de Reyes de Málaga, con el dolor de esa familia que perdieron a su hijo aplastado por las ruedas de la carroza de los reyes magos, con la pena de los juguetes tan bien guardados para el día siguiente que nunca disfrutó, con esa tragedia, con esa pena que empapa y entristece lo que tenía que ser ilusión y ternura, ¡Qué dolor! Un ángel para el cielo, y un dolor para la familia.
Abrazos hermanos y hermanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada