miércoles, 17 de junio de 2015

MEDITACIÓN PARA POLÍTICOS Y NO POLÍTICOS DE NUESTRO TIEMPO

(Foto: Fortaleza de Narvao: el pico de las águilas -Portugal-)



Is. 33, 13 – 16.

Dios Juzgará con justicia.

La promesa vale para vosotros
Y para vuestros hijos
Y para todos los que están lejos.
(Hch. 2,39)

Los lejanos, escuchad lo que he hecho;
los cercanos, reconoced mi fuerza.

Temen en Sión los pecadores,
y un temblor agarra a los perversos:
"¿Quien de nosotros habitará un fuego devorador,
Quien de nosotros habitará una hoguera perpetua?”.

El que procede con justicia y habla con rectitud
y rehúsa el lucro de la opresión,
el que sacude la mano rechazando el soborno
y tapa su oído a propuestas sanguinarias,
el que cierra los ojos para no ver la maldad:
ése habitará en lo alto,
tendrá su alcanzar en un picacho rocoso,
con abasto de pan y provisión de agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada