martes, 23 de junio de 2015

VIVIR DESDE EL JUICIO O VIVIR DESDE LA MISERICORDIA:





Fray Antonio de Montesinos, Dominico defensor de la Justicia


¿En qué se diferencia un cristiano de uno que no lo es?, ¿qué valores aportamos los cristianos a nuestro mundo, este mundo falto de humanidad, de amor fraterno, de cristianismo?. Si el Señor Arzobispo de Madrid sale en defensa de Rita Maestre, que asaltó la Capilla de la Universidad es para demostrar a nuestra sociedad que para el cristiano lo que tiene que resaltar es el AMOR, la COMPASIÓN, la MISERICORDIA.

Lo leímos en la Palabra de Dios de esta semana pasada: “la medida que uses con los demás la usará el Señor contigo”, la misericordia que Dios tenga con cada uno de nosotros será la misma misericordia que nosotros tengamos con nuestro “prójimo”, si no es ninguna, ¿qué misericordia puedes esperar de Dios?.

Se condena incluso pidiendo su cabeza a un hombre por comentarios en su cuenta de twitter, ciertamente está mal, muy mal, paro si a este hombre se le condena por esto ¿Qué haces con los miles que tienen cuentas fraudulentas en bancos de Suiza o de Andorra o en el Peñón de Gibraltar?, ¿no es acaso esto mucho peor que afecta a tantas personas en nuestra sociedad?

Se podría llegar a afirmar que nuestra sociedad está perdiendo los papeles, se demoniza a los políticos emergentes –y no es que yo precisamente quiera defender muchos de los argumentos políticos de estos nuevos grupos- y se olvida la razón por la cual estos políticos emergentes han salido a la luz en nuestra sociedad. Se recolecta lo que se siembra, si siembras trigo limpio cosechas buen trigo, si siembras cizaña no podrás esperar trigo.

Solo veo un camino, o cambiamos y somos mejores o nos cambiarán a la fuerza para ser sabe Dios que cosa, pero el camino del juicio, de señalar con el dedo, de estar todo el día condenando, de ver lo mío solamente bueno y malo todo lo demás, además de cansar, sabemos que no va a ninguna parte. El evangelio es claro y Dios no se equivoca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada