lunes, 7 de noviembre de 2016

DÍA 7: TODOS LOS SANTOS DE LA ORDEN. DÍA 8: TODOS LOS FIELES DIFUNTOS DE LA ORDEN.





Estamos hablando de la Orden de Frailes Predicadores, las Madres Dominicas de Clausura, los Padres Dominicos, las Congregaciones de Religiosas Dominicas, tan numerosas y con apostolados tan variados extendidas por el mundo entero, el Laicado Dominico; hablamos también de tantas asociaciones, grupos, cofradías, Archicofradía del Santísimo Rosario, Rosario Perpetuo, Archicofradías y asociaciones del Dulce Nombre, tan presente en América; de muchas otras existentes, otras ya han dejado de existir.

También hablamos de personas de la Orden, como Fr. Daniel, compañero del P. Gonzalo Pérez Lobato, que era novicio en Almagro en el 36, cuando estalló la guerra, que como todos sus compañeros menores de 18 años fueron presos a Valencia pasando desde Almagro un calvario que repitieron en la Cárcel Modelo de Madrid y mucho más hasta llegar a Valencia, este Fr. Daniel cumplió los 18 años estando preso en Valencia y fue alistado a la fuerza en el ejército republicano, se sabe que lo mandaron creo recordar al P. Gonzalo a Barcelona y con otro compañero intentó pasarse a las fuerzas Nacionales donde desapareció por lo que se deduce que lo mataron. A todos los mayores de 18 años los asesinaron, alguno logró salvarse, pero por no estar en Almagro y el P. Ramón por deseo del que era alcalde que la madre del fraile le quitó mucha hambre y parece que a pesar de su maldad algo aún bueno quedaba en su interior.

Hablamos de colaboradores con frailes y monjas en miles de persecuciones, en España, durante la Segunda Guerra mundial, en guerras solitarias en distintos países, en lugares de misiones, sí, hablamos de padres y madres, de jóvenes y niños que murieron por amor a Dios y amor a los frailes o monjas a quienes dieron cobijo y alimento o simplemente por ser monaguillos o acompañar a algún misionero a visitar un enfermo y les costó la vida el hacerlo, aunque lo hicieron sabiendo que si les descubrían les matarían.


Hablamos de tanto fraile bueno y tanta gente buena que desde la Orden pasaron por la vida haciendo el bien sin mirar a quien. De estos está el cielo lleno y afortunadamente en la tierra aún quedan muchos que son un verdadero ejemplo de vida y seguridad de santidad, la bondad también es contagiosa. Bendito sea Dios por sus Ángeles y sus Santos.

LOS FIELES DIFUNTOS:

Son aquellos que partieron de entre nosotros pero que por causa del pecado aún tienen que purificarse y blanquear sus vestiduras para entrar a la presencia de Dios radiantes de LUZ, ellos, con nuestras oraciones alcanzarán primero la Gloria así que bien merece la pena que oremos por ellos sabedores que luego ellos lo harán por nosotros, aquí en la tierra y si tenemos que purgar pues nos sacarán del purgatorio con su intercesión y seremos arrebatados a la Gloria de Dios Padre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada