lunes, 26 de octubre de 2015

EVALUEMOS ESTE MES QUE TERMINA:



Ya se está terminando el mes de Octubre, mes según la tradición Católica dedicado a la Virgen nuestra Madre del Rosario y a esa piadosa y tan recomendada costumbre de rezar el Santo Rosario, -si fuese en familia mucho más provechoso, puesto que siempre se dijo que, familia que reza unida permanece unida- que no es otra cosa que adentrarse en los Misterios de la FE CATÓLICA que nos cuenta la Palabra de Dios. no es otra cosa, no hay nada de invento de curas o personas pías, es pura Palabra REVELADA POR DIOS.

El Padre nuestro, que se repite cinco veces más dos veces al finalizar la cincuentena al rezar por las Almas del Purgatorio y por las intenciones del Santo Padre, para así poder ganar todas las indulgencias que nos ofrece el Rosario.

El Ave María, bíblica cien por cien, palabras del saludo del Ángel a María y la súplica -no exactamente bíblica- de la parte final del Ave María, pero que corresponde a la petición confiada del cristiano en el poder de intercesión de María por cada uno de nosotros.

En ese rezo del "Santa María, Madre de Dios", reconocemos lo que la Palabra de Dios nos dice, en el "Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte" ponemos nuestro corazón en las manos de María, en ella confiamos, a ella acudimos pues es la madre de nuestro Redentor. Por eso en cada uno de esos "piropos piadosos" que forman la letanía a Nuestra Señora, respondemos con esperanza "RUEGA POR NOSOTROS"

Si vivimos una vida como es tan acostumbrado en estos tiempos presentes, acelerada, de prisa, sin tiempo para nada; si somos perezosos para coger la Biblia y leer en casa y meditar luego un rato lo leído, si no hay tiempo para mucho más, no deberíamos dejar nunca a un lado el rezo del Rosario, este compendio bíblico que misterio a misterio nos adentra en los momentos del anuncio, vida, pasión y muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

Entonces medita: ¿cómo has vivido o estás viviendo este mes de Octubre?. Tampoco olvides que el mes de Noviembre que entraremos en él en unos días está dedicado a los fieles difuntos y ¿quien de nosotros no tiene a alguien que ya ha partido de nuestro mundo y que seguramente necesita de nuestro recuerdo y de nuestra oración?, también para ellos, lo mismo que para nosotros es muy eficaz el rezo del Santo Rosario.

María, madre de gracia y de misericordia, defiendenos del enemigo, ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.

Santa María del Rosario, ruega por nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada