jueves, 15 de octubre de 2015

Himno para que meditemos:




¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mío,
que a mi puerta, cubierto de rocío,
Pasas las noches del invierno oscuras?.

¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
Pues no te abrí!; ¡que extraño desvarío,
Si de mi ingratitud el hielo frío
Secó las llagas de tus plantas puras!.

¡Cuántas veces el ángel me decía:
“Alma, asómate ahora a la ventana,
Verás cuan cuanto amor llamar porfía”!

¡Y cuántas, hermosura soberana:
“Mañana le abriremos”, respondía,
Para lo mismo responder mañana!

Vivimos en un mundo intransigente, un mundo egoísta, un mundo de ciegos. Esta ceguera nos impide ver al Señor que está a nuestra puerta llamando, también vivimos en un mundo que nos ensordece con sus pesados ruidos, ponemos el auricular bien alto en nuestra oreja para “aislarnos” de los demás y quedarnos sumergidos en la miseria de nuestro pobre mundo,

Pero la realidad está ahí, nadie, aunque muchos lo intentan y lo quieren, pueden ocultar con que tesón el Señor llama y con qué paciencia el Señor espera, Él no tiene prisa, tarde o temprano ese auricular caerá de nuestra oreja y no nos quedará otro remedio que escucharlo, que prestarle atención, lo triste de todo esto que ya puede ser demasiado tarde.

Presta atención cuando escuches a tu ángel decirte: Alma, asómate a la ventana, mira con cuanto amor llamar porfía. No responsas dejándolo para mañana y hacer de ese mañana una eternidad de desprecio al amor que nunca te falla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada