lunes, 8 de abril de 2013

LA REFORMA:




A lo largo de los siglos en la Historia de nuestra Santa Madre la Iglesia, cuando las cosas han ido muy mal en la Curia y en la misma institución eclesiástica se ha recurrido a las Órdenes Religiosas para comenzar una reforma seria, a fondo, eficaz.
Esto es lo que muchos Cardenales de la Iglesia han debido ver como necesidad ante los graves problemas sucedidos en los últimos años. Y quizás sea la razón por la que pensaron en el Papa actual como la persona idónea para este cambio que ha de ser radical y directo.
Siempre se ha escuchado que el gran Papa de la Iglesia Juan Pablo II ha sido más hacia fuera, y que con tantas salidas tenía la casa más abandonada.
El Papa Benedicto no cabe duda ha sido un gran Papa, dicen y es cierto que es el Papa de de Fe, ha empezado en su Pontificado a hacer esa gran reforma interior, pero no ha tenido el tiempo necesario ni las fuerzas suficientes para ella, por eso con su gesto de gran humildad se retiró para seguir dando a la Iglesia algo que muchos ya no valoran, pero que es imprescindible, la oración constate.
El Papa Francisco ha visto que no están los tiempos para escándalos, ni para permitir desviaciones que lleven a otras rupturas, están los tiempos para volver al Evangelio de Jesús y para buscar ya no solamente la unión de las Iglesias Cristianas, sino la unión o acercamiento  entre otras creencias, buscar en todas ellas pues seguro que hay más motivos que nos unan que aquellos que nos separen. Esto no es nada novedoso, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI lo supieron hacer con un gran espíritu de amor fraterno y cordialidad. Y el Papa Francisco no se queda atrás en esta lucha de acercar posturas y limar asperezas para lograr una unidad más plena y eficaz.
Quiera Dios que cuente con corazones dispuestos para trabajar en esta línea, no solamente entre los católicos, sino también entre los distintos credos cristianos. Pero para lograr esta unión hay que pasar por la tan deseada Reforma y hay que valorar el Concilio Vaticano II, valorar y estudiar, que a muchos parece que ya se les ha olvidado o ni siquiera han pasado por él, es la impresión que dan.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada