viernes, 1 de mayo de 2015

MES DE MAYO. MES DE LAS FLORES, MES DE MARÍA:



Hoy comienza el mes de Mayo, el mes de las flores, pero de entre todas las flores sobresale una, la más tierna, la más preciosa, la más querida, la Santísima Virgen María, que encierra en su ser el fragor de todas las flores del mundo, la delicadeza, la Gracia de Dios. Ella es la primavera de la vida del cristiano, ella es la esperanza de toda raza, pueblo y nación, es el Arca de la Nueva Alianza de Dios con el Hombre, que guardó con amor al Hijo del Eterno Padre, a Jesús, y nos lo dío a los hombres y mujeres de nuestro mundo.
Con razón, de niños, hacíamos altares de María en la Escuela y en nuestras casas, adornábamos su altar de la iglesia del pueblo y catábamos con infantil ternura:
Venid y vamos tosdos
con flores a María,
con flores a porfía
que Madre nuestra es....
Tratándose de Ella, nuestra Madre, no perdamos con los años, los problemas, los afanes de la vida esa ternura que tenemos que tener para con nuestra querida Madre del cielo, que ella jamás pierde su amor y su ternura para con nosotros, pero entre todos sus hijos a los que ama con inmenso amor -es comprensible- ama incluso un poquito más, pues así lo necesitan, a aquellos que no la ofrecen flores, a aquellos que se olvidan de ella y de su Hijo, a aquellos que persiguen al Hijo y matan a sus hijos, a los pecadores de este mundo, y eso es así pues a ellos se dedica con más esmero el Buen Pastor, que deja las 99 ovejas buenas en el redil y sale a buscar a las descarriadas.
Bendita Madre nuestra, cuida de todos tus hijos, ampáranos para que siempre estemos en el camino del Evangelio de Jesús e imitándole con amor fraterno seamos otros Cristos en nuestro mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada