jueves, 17 de mayo de 2012

ORACIÓN Y ACCIÓN DE GRACIAS



Oh Señor, Padre Celestial, cuyo bendito Hijo Jesús vino no para ser servido, sino para servir; Te suplicamos bendigas a todos aquellos que, siguiendo las pisadas de tu Hijo, se ofrecen a sí mismos al servicio de sus semejantes. De aquellos que hoy celebramos nuestro 25 aniversario de Ordenación, de todos los que colaboran con nuestro ministerio..
Bendice a mis padres, a mi padre tenlo junto a tí en el cielo, bendice a mi madre para que con sus 86 años pueda seguir cuidando de tía Valentina y de todos nosotros, a mis hermanos y cuñados, a mis sobrinos y familia, para que gocen siempre de tu bendición. Ellos me han animado siempre en mi camino vocacional y me han alentado en todo momento

Bendice y ten en tu regazo al buen Obispo D. Hermín Negrón Santana a quien llamaste recientemente a tu presencia, que me trasmitió todas la Ordenes Sagradas. Al Cardenal Luis Aponte Martínez que me dio las licencias para poder ser Ordenado. Al P. Basilio Cosmen Adelaida y su Comunidad de Yauco, que me animaron y me arroparon en todo momento, Al P. Vicente van Rooij que siempre fue un padre para mí,  y a las Comunidades de Puerto Rico donde trabajé.

Gracias Señor también por los Dominicos de la Bética que me recibieron a mi regreso a España, a las Comunidades de Jerez, Granada, Málaga y ahora Granada de nuevo, a las feligresías de estas Comunidades, muy especialmente la feligresía de la Parroquia de Santo Domingo de Málaga que me han soportado como Pastor por cinco años, a los que colaboraron directamente conmigo en mi trabajo, a Pepe y a Paco que desde el Despacho de la Parroquiame animaron siempre, a Aaron que supo infundirme no sólamente a mí, sino a la Parroquia su alegría y su madurez a pesar de su juventud y a su familia, que en los momentos tan difíciles y recientes me recibieron en su casa como uno más de la Familia. Al Sr. Obispo de esa Diócesis, Don Jesús, al Clero Regular y Secular que me animaron en todo momento. A todos invístelos de sabiduría, paciencia y valor para que puedan fortalecer al débil y levantar al caído; y que, siendo inspirados por tu amor, seamos dignos pastores en tu Nombre, para que a los que sufren y a los desamparados y necesitados les demos un mensaje de amor y esperanza; por amor de Aquel que entregó su vida por nosotros, el mismo, tu Hijo, nuestro Salvador, Jesucristo. Y por el recuerdo de tantos hermanos que nos han precedido en nuestra Orden de Predicadores, y el espíritu siempre vivo de Ntro. Padre Santo Domingo que nos empuja y alienta para no desfallecer en el camino de la dura vida en estos tiempos de oscuridad. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada