miércoles, 23 de mayo de 2012

Saludos desde Santander, nada nuevo.

Vista del Barrio del Alisal, en Santander, donde vive mi madre.

Y aquí una vista del pueblo de Ormas (Cantabria)

Caballos pastando en Ormas, junto a mi casa paterna.

La chimenea que conforta en los días fríos campurrianos.


La casa familiar de Ormas al fondo.

Aqui la misma vista de la casa de Ormas, pero más cerca.




Y entre Santander y Ormas sigo mi recuperación, hoy he tenido cita médica, y me han dado citas hasta finales de Agosto, la hernia que me ha salido arriba del estómago parece que no le da importancia la Doctora, en estos días también tengo que tratarme la visión, que con todos estos asuntos de salud también se ha perjudicado, en cuanto al proceso del infarto sigue su curso, ya he comenzado a hacer pequeñas caminatas, hoy hice una de media hora por la mañana, a paso rápido, e intenté, pues todos me dicen una y otra vez que tengo que caminar mucho, intenté, digo, otra caminata de una hora por la tarde, pero no resultó.
Fui en el bus hasta los bellos jardines de Piquío, desde allí recorrí todo el Sardinero con la bella imagen del palacio de la Magdalena, pero no aguanté más allá de la parada de San Martín, donde medio mareado cogí el bus que me trajo de nuevo hasta el Alisal.
Hay que tener paciencia, supongo, y confianza, pero lo cierto que muchas veces cuando todo el mundo te dice lo que tienes que hacer, uno mismo sabe las posibilidades de hacerlo, y si tienes ganas, o la fuerza necesaria para hacerlo.
Con la esperanzasiempre puesta en Dios confio alcanzar pronto la recuperación para poder viajar a Málaga a finales de Junio como está proyectado para celebrar los 25 años de la Ordenación y la despedida de la Parroquia de Santo Domingo.
Un cordial saludo a todos los seguidores de El Duende del Perchel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada