jueves, 15 de mayo de 2014

IGLESIA Y POLÍTICA:





En estos tiempos son muchas las críticas que algunos políticos vierten contra la Iglesia, yo no se de que presumen, o que programas sociales traen, ya que por mucho que quieran avanzar nunca han podido alcanzar a la Iglesia en su Doctrina Social ni en su trabajo social.

Hoy celebramos la fiesta de San Isidro labrador. En la lectura del Oficio de esta mañana, leyendo los Sermones de San Agustín, en los primeros siglos del Cristianismo, dice:

“Fijaos en los que tienen hambre, en los que están desnudos, en los necesitados de todo, en los peregrinos, en los que están presos. Todos estos serán los que os ayuden a sembrar vuestras obras en el cielo. .. La cabeza, Cristo, está en el cielo, pero tiene en la tierra sus miembros. Que el que tiene de al que necesita,  Miembro eres tú de Cristo y tienes que dar, miembro es él de Cristo y tiene que recibir. Los dos vais por el mismo camino, ambos sois compañeros de ruta. El pobre camina agobiado, tú rico, vas cargado. Dale parte de tu carga. Dale, al que lo necesita, parte de lo que a ti te pesa. Tu te alivias y a tu compañero lo ayudas”.


Este COMPARTIR no se da en los políticos ni en las políticas que presumen de programas sociales, al final está visto que cada uno trabaja para engordar su bolsa, ahí están los escándalos del destino del dinero que tendría que estar en las manos de los pobres, ¿y que ha pasado con lo entregado a los sindicatos?, más de lo mismo. Pero sí se da en la Iglesia, en esta Iglesia nuestra, criticada y perseguida, en las oficinas de Caritas, en los centros de acogida, en los comedores sociales, en los albergues, en los centros de acogida de mujeres, de jóvenes, de niños… sí, esto existe y sin embargo no es noticia, esto no sale en la prensa, solo salen los escándalos. Alguien escribía el otro día en FACE que el sacerdote es como el avión, solo es noticia cuando cae, los que caen, pocos, poquísimos arrasan en la prensa, la inmensa mayoría ni se les recuerda, ni son noticia, ni se les tiene en consideración, pero, ¡que sería de nuestro mundo sin esa presencia social de nuestra Iglesia!. A tanto criticón que se informe antes de hablar, o de escribir, que lo que hace la Iglesia está todo claro y sus cuentas al día. Por 5 años presidí el Comedor de Santo Domingo de Málaga y nuestros informes dábamos y claras estaban nuestras cuentas, y a todos asistíamos, creyentes y no creyentes, cristianos lo mismo que musulmanes, a nadie se le pide carné de afiliación creyente ni política, nosotros no dividimos a España en derechas e izquierdas, eso lo hacen otros, que no se sabe que pretenden con ello, con mantener siempre la misma historia de las dos españas, la Iglesia une, ata, no divide, no rompe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada