lunes, 19 de mayo de 2014

MALA COSTUMBRE:




 
En otras imágenes pone que si compartes tendras trabajo, buena suerte o te tocará la lotería. Incluso que si no lo haces sufrirás algún tipo de desgracia.


Bueno es poner motivos religiosos de nuestra fe en el muro, pero no mezclemos lo que es fe con lo que es superstición.

 Acordaos de la propaganda que dejan casi a diario en nuestros templos de la devoción a San Judas Tadeo, esos escritos distan mucho de ser doctrina católica, es puro cuento, ¿Cómo puede ser que solamente si haces cien copias de esa hoja te toca la lotería, te sonríe la vida, te ganas el cielo?, y si no lo haces: te dice: uno al salir de casa lo mató un coche, a otro le traspasó un rayo, a otro le aplastó el cráneo una maceta caída de una balconada. No hombre, por Dios, eso no es así, tiene más valor ayudar a un pobre que hacer mil hojas, tiene más merito trabajar en Caritas que hacer un millón de esas mentirosas hojas, da más suerte en la vida el tener la conciencia tranquila que el aspirar a beneficios materiales por puro egoísmo acudiendo a un práctica “religiosa” más que sospechosa.

Haz el bien y no mires a quien, no te salvas colocando estampas o coaccionando a la gente a que le pongan un me gusta o compartiendo esa estampa una o mil veces, la salvación es fruto de nuestro esfuerzo, de nuestro trabajo y de nuestro sacrificio, la salvación es consecuencia de encaminar por el buen camino nuestro amor a Dios y nuestro amor al POBRE, los amores interesados para nada nunca fueron buenos.

De la devoción a la superstición no hay un paso casi inapreciable, hay una distancia enorme, cae el que quiere caer, el que no tiene miras evangélicas, el que quiere correr más de lo que puede o quiere hacerle trampa al Señor para colarse o llegar primero sin pasar por su Camino, por la Cruz, a Dios no se le puede hacer trampas, solo llegamos a Él con la conciencia limpia, con sacrificio y con mucha oración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada